DE CACERÍAS, DIMISIONES, BORRACHERAS Y NEGOCIOS VARIOS

04/03/2009
Publicado por

cazaLos poderes conocen las debilidades narcisistas y exhibicionistas tanto como las aficiones a la caza mayor, menor y diversa. Las actividades de determinados personajes que no se mueven por criterios políticos ni profesionales pueden terminar en un lugar o en otro, ya sea cazando en el mar de aceitunas junto a ministros del ramo que acaban mordiendo el anzuelo y dimitiendo, ya sea persiguiendo dirigentes del GAL o a sospechosos de corrupción relacionados con un importante partido político.

Con tanto trabajo es natural que se cometan errores, claro que siempre en la misma dirección, por ejemplo olvidos respecto a importantes narcos que desaparecen al otorgárseles inesperadas órdenes de libertad y otros desaguisados similares; o decretando libertades con fianza de 12.000 euros para responsables de la lucha contra el narcotráfico que son imputados en casos de tráfico o desaparición de droga. Llama poderosamente la atención hechos como no citar siquiera a declarar a ilustres personajes en cuya finca de miles de hectáreas han aterrizado avionetas cargadas de droga, dato que se conoció al estrellarse una de ellas a la que esperaban sendas furgonetas para cargar la mercancía. Parece raro que en semejante finca con aeródromo y todo no haya medidas de seguridad para evitar estos aterrizajes que se supone, dada la falta de investigación, son totalmente ajenos a los propietarios de la gran finca.

Mientras tanto otros profesionales del mismo gremio tratan de rivalizar en repercusión mediática condenando a un mendigo a un año de prisión por robar media barra de pan (noticia de Estrella Digital, 25-02-2009).

Por estos y otros muchos casos hay tanta gente que piensa que el funcionamiento de la justicia es lo que mejor atado dejó el dictador, aunque cada vez es más evidente que todo lo dejó muy bien sujeto.

Estos días que hay dos campañas electorales en marcha salen noticias de corrupción ampliamente difundidas por los medios, en las primeras páginas de los diarios de mayor difusión y a toda plana. A los ciudadanos esto les resultará indicativo de que la auténtica rivalidad entre los contendientes electorales es sobre la capacidad para sacar mayores corruptelas de la otra parte y significativo de lo eficaz que resulta para desviar la atención de los verdaderos problemas: paro y amenaza de caos por la crisis del sistema.

Cualquier cosa menos informar con claridad sobre la incapacidad del estado para enfrentar la depresión, incapacidad demostrada por sus actuales propuestas de nacionalización, pero como método de enjugar las pérdidas de los grandes capitalistas y volver a privatizar una vez lo saneen a costa de todos. El sacrosanto mercado ha hecho aguas y este es el mejor índice de la inconsistencia de las teorías con las que nos han machacado durante décadas. Ahora quieren que el ineficiente estado les salve de nuevo.

Esas noticias sobre corruptelas sirven para ocultar la evidencia de la necesidad de un cambio de sistema que nacionalice pero con declaración de servicio público y carácter irreversible, quedando las empresas y bienes al servicio de la inmensa mayoría de la población que es la que los salva y sanea.

Esta incapacidad de los gobernantes la ha escenificado perfectamente el ministro de finanzas nipón con su adormecimiento etílico en la reunión del G-7. El pobre hombre no debía saber como explicar que la economía japonesa ha sufrido en el cuarto trimestre de 2008 un retroceso superior al 12% respecto al mismo período del año anterior. Hace tiempo la cultura de los japoneses les llevaba a hacerse el harakiri y ahora a darle al sake, en otras culturas se van a cazar o se llevan las bolsas repletas en un alegre “sálvese quien pueda”.

En las mismas fechas el presidente de Chequia, país que ostenta la presidencia de turno de la UE, acusaba, en discurso ante el Parlamento europeo, a las instituciones comunitarias de ser tan dictatoriales como las de la extinta Unión Soviética, posteriormente en rueda de prensa habló sobre lo que considera es la inminente debacle del euro.

Se observa poco análisis en los medios sobre las tragedias acaecidas en la pequeña isla de Lanzarote, allí se pueden ahogar decenas de personas a veinte metros de la costa, la mayoría niños, adolescentes y mujeres. Los medios dan la noticia pero no se preguntan por los servicios de protección y vigilancia que tan diligentemente actúan para impedir que estos desgraciados lleguen a la costa. Algún malpensado podría haber escrito que quizá estaban a 20 metros presenciando la dantesca escena mientras comían palomitas y bebían refrescos.

¡Menos mal que no hay malpensados de esta clase a nómina en los medios!. Porque todos sabemos que la censura no existe en la democracia post-franquista del atado y bien atado.

IA Zaragoza

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *