Comunicado de Anticapitalistas ante el informe del Consejo de Seguridad Nuclear favorable a la extensión de la autorización de funcionamiento de las centrales nucleares de Almaraz hasta 2028

15/05/2020
Publicado por

El pasado 7 de mayo el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) emitió un informe técnico favorable a la continuidad de la autorización de explotación de las centrales nucleares de Almaraz I y II hasta los años 2027 y 2028 respectivamente, lo que supondría superar ampliamente los 40 años de funcionamiento para los que fueron diseñadas. El informe ha sido remitido al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, presidido por la ministra y vicepresidenta cuarta Teresa Ribera Rodríguez, que debe tomar la decisión final de no autorizar la extensión de la autorización de uso de las centrales que se comenzaron a construir en los años 1971 y 1973 o, por el contrario, mantener su funcionamiento hasta 2027 y 2028. La continuidad del funcionamiento de las centrales de Almaraz supone para la población general la continuidad del riesgo de catástrofe nuclear y lo que ello puede suponer para amplísimos territorios (¡transfronterizos!), como nos recuerdan hoy en día los incendios que recientemente han ocurrido en el área de Chernobyl. Riesgo que, si bien siempre está presente en la energía nuclear, crece exponencialmente al operar con tecnologías obsoletas que han superado su vida útil para la que fueron diseñadas. Además de ello, la extensión del funcionamiento de las centrales nucleares supone continuar con la producción de residuos y su problemática de traslados y almacenaje, lo que se traduce en más riesgos y, aún esperando que todo vaya según lo previsto, más contaminación en otros lugares. Residuos contaminantes por miles de años.

Para las empresas privadas que gestionan las centrales de Almaraz (Iberdrola, Endesa y Naturgy-antes Gas Natural Fenosa) las cuentas son otras: el balance entre los costes de inversión para mantener operativa la planta frente a los beneficios esperados de su explotación, en el marco favorable del mercado eléctrico del estado español. Los empleos de la comarca de Campo Arañuelo ligados a la central nuclear tienen su futuro asegurado con el desmantelamiento, que esperamos que llegue antes que después.

El letrero que preside el ministerio de Teresa Ribera puede ser el maquillaje verde actual del PSOE que siempre ha estado del lado de los intereses de las grandes eléctricas y sus puertas giratorias. Pero la realidad es que ese maquillaje verde que necesita hoy el PSOE quiere decir que hay una mayoría social que verdaderamente apuesta por una transición ecológica real, lo que supone acabar con el error histórico que ha sido la energía nuclear para las mayorías sociales. Y para ello es necesario nacionalizar un sector estratégico, como el eléctrico, clave por su impacto en el medio y su valor como derecho de uso. Necesitamos articular ese sentir mayoritario por construir un mundo socialmente justo y ecológicamente sustentable y echar el cierre a Almaraz y su despropósito es uno de los próximos hitos en el camino. Que nos oigan bien alto y que tiemblen los despachos, vamos a tener una energía verdaderamente limpia, renovable y bajo control social; vamos a cerrar Almaraz y todas las demás.

Etiquetas: , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *